sábado, 17 de enero de 2015

EL EXTRANJERO


Adaptar la obra de Albert Camus al formato de novela gráfica es un atrevimiento. Yo diría que un maravilloso atrevimiento. A las nuevas generaciones les cuesta leer el libro tradicional; la novela gráfica, no tanto.
No soy un experto, por lo que diría que la novela gráfica es un cómic (o tebeo) que narra una historia más o menos tradicional, que de este modo tiene otro formato, como también lo tiene una película o una serie de televisión. Nada que objetar, al contrario. No es mi modo preferido de recibir una historia, pero lo frecuento.
Conozco el texto de Camus. Conozco su obra. La he leído en francés y también en español. De El extranjero hay un par de traducciones: una bastante floja de Bonifacio del Carril en Alianza y otra, tampoco extraordinaria, pese al pedigrí de autor de la versión, José Ángel Valente. Alianza hizo con ella una hermosa edición hace pocos años a un precio más que razonable (22 €), con dibujos de José Muñoz. En mi casa está en un atril, como un bello objeto en el que a veces me detengo, leo, miro. Me gustan sus ilustraciones, aunque no tanto -y lo lamento- su mejorable traducción.
Estos días de navidades vi en mi librería de referencia unas novelas gráficas y compré tres, para personas a las que quiero (incluido yo). Me reservé El extranjero, que he leído/mirado con agridulces sensaciones.
El dibujo me agrada. Tiene el ritmo adecuado, no pierde tensión ni pulso narrativo, diferencia bien las partes del original. El tipo de ilustración me atrapa, me la imagino bien ajustada, la luz argelina, la prisión…
No me agrada el aspecto que Ferrandez ha dado al personaje principal, un Meursault excesivamente joven, rubiales, más pasota que nihilista. Su indiferencia no me resulta desasosegadora. No acabo de reconocer en él al de Camus. Y no porque Ferrandez lo traicione o lo tergiverse, tal vez sea cosa mía; simplemente yo lo imaginaba distinto.
Lo peor es la traducción. Está mal hecha, simplemente. Está precipitadamente transcrita, a veces sin sentido, con graves errores, con tratamientos sucesivos de un absurdo plural (“tenéis”) al usted (“tiene”) o al tú (“tienes”); en francés siempre es “vous” (“usted”). Supongo que se ha hecho demasiado deprisa o que no se ha revisado lo suficiente. Esto es muy común, cada vez más, pero no por frecuente es tolerable. Hay que mejorarlo. Incluso el título, en el que se escribe El Extranjero, con una mayúscula que no existe en el original. O, en la última página, en la que por tres veces se habla de Algeria en vez de Argelia.
Algunos dirán que eso es irrelevante. Pero no lo es. Un mal texto es como un camino lleno de piedras: te tropiezas con ellas y no puedes ver el paisaje (en este caso las ilustraciones). Por lo tanto, algunos aspectos a mejorar y otros estupendos.

Título original: L’étranger.
Autor: Jacques Ferrandez (adaptación en novela gráfica de la obra homónima de Albert Camus).
Editorial: Norma.
Traducción: Unai Velasco.
Edición: 1ª.
Lugar: Barcelona.
Año: 2014.
Número de páginas: 134.
Precio: 22 €.

6 (SOBRE 10): ACEPTABLE SEGÚN Y CÓMO


2 comentarios:

  1. Estreno tu blog, amigo.

    A mí también me gusta Camus, especialmente Camus. De manera que no estoy muy seguro de que deba "perder" (?) el tiempo con la novela gráfica que comentas. No obstante, es buena idea, como dices, para personas a las que resulta más próxima la imagen que el texto puro.

    Suerte con el blog. Merece la pena.

    ResponderEliminar
  2. Encantado de que lo estrenes. Como sé que eres un camusiano, creo que no te gustaría mucho esta versión. Sin embargo, no desdeñes la novela gráfica en general ni ésta en particular.

    Espero escribir, no sé si muy a menudo. Películas y libros, ya sabes.

    ResponderEliminar

Haz (educadamente) tu comentario.