jueves, 27 de julio de 2017

DUNKERQUE

Yo soy un simple aficionado que, de vez en cuando, lee algo sobre cine. Leo, por ejemplo, que Christopher Nolan es uno de los grandes directores. He visto alguna de sus películas. Memento y Origen me parecieron estupendas, sobre todo la primera; en la segunda se le va un poco la olla y lo que podría haber sido una película excelente acaba en desmadre con ínfulas.

Esperaba que Dunkerque fuera algo distinto, mejor. Conozco un poco la historia y sé de qué iba. Pero el espectador medio no se va a enterar de nada. La película es confusa desde el principio. Apenas una cuartilla con un dibujo explica qué es lo que ocurre y por qué quieren huir tantos soldados de Dunkerque. Después, el director toma unas cuantas situaciones y las desarrolla, bien, incluso muy bien, pero más loncheadas que un kilo de chopped en el Mercadona. ¿Va de original? A mí me marea ese preciosismo rupturista en el que ninguna acción tiene continuidad.

Sabemos que hay franceses, pero no se les ve. Sólo uno, cuya historia tampoco se nos explica, ni siquiera se apunta. También aparece un holandés, que ha abandonado un barco junto con los demás, pero vuelve de repente… él solo. Los alemanes son una ausente presencia, apenas un par de siluetas en una de las últimas escenas.

Un par de errores muy básicos: cuando te dispara el enemigo se corre en zigzag, no en línea recta. Otro: si la película está ambientada a comienzo de los años 40. ¿qué pintan edificios de dos o tres décadas posteriores (en varias tomas)?

Tampoco me parece que los actores estén sobresalientes, salvo Mark Rylance (aunque con un horroroso doblaje con voz aflautada). Incluso el siempre competente Kenneth Branagh está blandurrio  y “dejado caer”, sin que su papel tenga suficiente justificación narrativa.

En definitiva, leo cosas muy buenas sobre la película pensando que yo he visto otra. Me acuerdo de alguna de temática similar, o de escenas sueltas, como los sobrecogedores quince primeros minutos de Salvar al soldado Ryan, y de inmediato me voy olvidando de Dunkerque.

Me ha dejado bastante frío, ya la estoy olvidando.




Título original: Dunkinrk
o: 2017.
Nacionalidad: Estados Unido.
Dirección: Christopher Nolan.
Guión: Christopher Nolan.
Música: Hans Zimmer.




Puntuación: 5 (sobre 10)

sábado, 1 de julio de 2017

ENIGMA

Enigma, como dice el título completo, es una novela gráfica sobre la extraña vida de Alan Turing.
No tengo muy claro si me gusta o no. El trazo es sencillo, incluso minimalista. Sin embargo, el tema no lo es. Supongo que todo el mundo conoce la vida de Turing. Fue el que desencriptó el código Enigma, con el que los nazis se intercambiaban información. Salvó por ello a muchos británicos. Una vez terminada la guerra volvió a sus quehaceres académicos y a su vida privada. Era homosexual, ingenuamente homosexual, como el que descubre que 2+2 son 4, sin culpa, sin extrañeza. Eso se llevó a su triste final.
La novela gráfica se estructura en tres partes: formación, desencriptación y postguerra. En mi opinión, la mejor es la primera.
En su debe hay que decir que ahonda poco y muestra mucho. Creo que a los que no conozca a Turing les dirá poco. Y a quienes lo conocemos nos sabrá a poco.
No obstante, no está mal, mejor que la falsificadora película The imitation game.



Título original: Enigma. La strana vita di Alan Turing.
Autores: Francesa Riccioni y Tuono Pettinato.
Editorial: Norma.
Traducción: Víctor Balcells Mata.
Edición: 1ª.
Lugar: Barcelona.
Año: 2015.
Número de páginas: 119.
Precio: 20 €.


Puntuación: 6 sobre 10

miércoles, 31 de mayo de 2017

TRAIN TO BUSAN

Si me dicen que me vaya a ver una peli coreana de zombies, lo que hago es salir por patas, huyendo de tan indecente propuesta.

Pero me equivocaría.

Dudé mucho, muchísimo. Estuve a punto de declinar y por un impulso de última hora me acerque al cine, dispuesto a abandonar la sala a la primera escena gore. Insisto: me equivoqué. Train to Busan es una peli estupenda y sorprendente, un atrevimiento temático en una cinematografía más acostumbrada a la rareza zen y a la poética visual (al menos es el tipo de cine coreano que llega a España).

Train to Busan parte de una situación muy cotidiana, casi de sábado por la tarde. Pero la película (que arranca muy inquietantemente, por cierto) transcurre de modo creciente en el interior de un tren que lleva a un padre divorciado con su hija para que ésta vea a su madre, que vive en Busan, el día de su cumpleaños. El resto de personajes no son solo secundarios, sino que ellos mismos constituyen una historia que escolta muy bien a la principal.

No es excesivamente sangrienta, no hay profusión de vísceras, se puede ver sin asco ni preocupaciones cardiacas. Sólo tres personas se fueron del cine, y dos de ellas a los 15 minutos, antes de que la epidemia zombie invadiera la pantalla.

Si tuviera que ponerle una pega diría que su extensión, casi dos horas. Hay un momento en que la historia sólo necesita cierre y ya sabemos que los zombies han tomado prácticamente el tren y las estaciones intermedias. Hay un cierto desparrame en su segunda mitad. Pero el final es estupendo, poético incluso.

O sea, que sin prejuicios, una peli puede que sin la categoría de obra maestra, pero sí muy estimable. Por supuesto, se puede ver en clave metafórica, cómo no.

  
Título original:  부산행 Busanhaeng
Año: 2016.
Duración: 118 m.
Nacionalidad: Corea del Sur.
Dirección: . Yeon Sang-ho
Guión: Yeon Sang-ho.
Música: Jang Young-gyu.




Puntuación: 7 sobre 10

domingo, 30 de abril de 2017

HOTEL EUROPA

Es una peli extraña con un doblaje lamentable al castellano. Tal vez con subtítulos gane algo porque me resulta muy plana. Sin embargo, los actores no parecen malos y la historia menos aún.

Dicen que el Hotel Europa es el mayor de Sarajevo.  Se prepara un encuentro inminente que lo va a sacar de su decadencia, de su ruina económica. Los trabajadores rumian una huelga mientras el director se siente desbordado y es a la vez amenazado y amenazante, agacha bovinamente la cabeza ante los que pueden sacarle del atolladero, pero amenaza sin piedad a los subordinados, muy especialmente a las mujeres.

En la azotea, un programa de televisión entrevista a todo tipo de personas en torno a la figura del magnicida Gavrilo Princip. Pasado y presente se alternan en torno al hotel.

Me interesa más lo que ocurre abajo. O mejor, me interesa más cómo cuenta la historia de lo que ocurre dentro del hotel. Lo de la azotea tiene aires de documental justificador y casi todo lo que se habla es innecesario.

En definitiva, una película que prometía, que podía haber dado mucho de sí, que se queda a mitad de camino, que no es mala ni tampoco gran cosa. Y una historia y una Historia que merecían más.


  

Título original:  Smrt u Sarajevu (Mort à Sarajevo).
Año: 2016.
Duración: 85 m.
Nacionalidad: Bosnia y Herzegovina.
Dirección:  Danis Tanovic.
Guión: Danis Tanovic (Obra: Bernard-Henri Levy).
Música: Mirza Tahirovic.




5 (sobre 10)

viernes, 31 de marzo de 2017

LA REINA DE ESPAÑA

Es difícil sustraerse a la cuestión, así que empezaré por ahí. Me importa una higa si Fernando Trueba se siente francés, español, alcarreño o andalusí de la parte tardokantiana. A una película hay que juzgarla por sí misma.

Y La reina de España es una película flojita, malilla, prescindible.

Dicen que es una secuela de La niña de tus ojos, que me pareció lo contrario: original, divertida, chispeante, con unos actores que se dejaban llevar por un guión en el que creían. Aquí ocurre casi lo mismo: los actores se dejan llevar, pero por un guión que no atrapa, que no dice nada, que no se sabe a qué juega.

Podría ser una buena película, la idea no está nada mal, pero se pierde y dejamos de reírnos. Porque también va del drama de los presos en el Valle de los caídos, pero poco, rasca poco. Y también de los que tienen que agachar la cabeza y fingir fidelidad para seguir viviendo, pero poco también.

Tiene una conversación patética entre Franco (Carlos Areces) y Macarena Granada (Penélope Cruz), tan tópica como cargante. Tan previsible.

Sólo se salva el trabajo de algunos actores. Por supuesto Antonio Resines y Javier Cámara (que siempre están por encima). No entiendo la nominación a los goyas de Penélope Cruz, ni tampoco esas otras cuatro (creo recordar).

Sólo es un entretenimiento. Si pretendía algo más, algo ha fallado.


Título original: La reina de España.
Año: 2016.
Duración: 128 minutos.
Nacionalidad: España.
Dirección: Fernando Trueba.
Guión: Fernando Trueba.
Reparto:  Penélope CruzAntonio ResinesJorge SanzJavier CámaraRosa María Sardá, Santiago SeguraChino DarínLoles LeónMandy PatinkinNeus Asensi, Ana BelénArturo RipsteinCary ElwesClive RevillCarlos ArecesJesús Bonilla, Ramón BareaAnabel Alonso



Puntuación: 3 sobre 10


sábado, 21 de enero de 2017

SANGRE ROMANA


Steven Saylor es toda una sorpresa. Estamos acostumbrados a detectives estilo dirty, perdedores, marginales, cínicos… Gordiano tiene alguna de estas características, pero hay una novedad sustancial: es un detective de la Antigua Roma.

Lo llaman el Sabueso por razones obvias. No se distingue de los detectives habituales que leemos, ambientados en la época actual. Pero remontarnos más de 2000 años para encontrar algo así merece la pena, es una novedad que nos saca de las sociedades en las que vivimos o que conocemos razonablemente bien.

Saylor conoce la Historia (una visita a la wiki o algo similar lo corrobora). De lo contrario, las tonterías serían muy evidentes. En sus novelas aparecen personajes históricos conocidos por todos. En ésta, Sila y Cicerón. El primero, ya en el ocaso de su dictadura, consciente de que su tiempo ha pasado, crepuscular. Cicerón, por el contrario, es un joven abogado de impecable oratoria, que necesita a alguien para explorar lo que él no puede o no sabe.

En esta novela, se trata de un caso de alguien que está acusado de encargar el asesinato de su propio padre, algo tan terrible que es casi imposible de concebir. El castigo por ello es aún más terrible (no lo cuento).

En definitiva, merece la pena esta novela, Sangre romana, y alguna otra que he leído del autor, cuyo conocimiento debo a una conversación de bar. Ya lo dijo Gabinete Caligari: “Bares, qué lugares, tan gratos para conversar…”



Título original: Sangre romana.
Autor: Steven Saylor.
Editorial: Planeta.
Edición: 1ª.
Lugar: Barcelona.
Año: 2006.
Número de páginas: 480.
Precio: 9,95 €.




Puntuación: 7 (sobre 10)

jueves, 5 de enero de 2017

LOLO, EL HIJO DE MI NOVIA

Una película rara. Supongo que hay que verla metafóricamente, pero aún así, no sé si me gusta. Y creo que tengo la clave: me produce un repelús insoportable el careto y la actitud del muchacho que da título al asunto.

Cuenta una historia bastante poco original: dos divorciados en la cuarentena, con hijo/hija frisando los 20, se enamoran. Pero el hijo de ella no lo acepta y, bajo el manto del colegueo, le hace la vida imposible a Jean-René (JR, dice el bergante).

Es una pena porque el resto del elenco es estupendo, una Julie Delpy, de la llevo enamorado  dos décadas, y un Dany Boon en su mejor versión, que hubieran dado para algo delirante. Sin embargo, en los últimos quince minutos, la película transcurre por lugares desnortados e inverosímiles. Creo que, de haberse mantenido en el equilibrio de la comedia más convencional, sería mucho mejor. Es una opinión.

A destacar las conversaciones entre ella y su amiga, especialmente la del tren, con la rancia compañera de viaje al acecho. Y también la escena del atún, delirante. Y la de la clasificación de hombres con los que puede salir tu madre.

Por eso, en conclusión, creo que es desigual, que no acaba de funcionar, o que lo hace a ráfagas. Desde luego, no es una pérdida de tiempo.


Título original: Lolo.
Año: 2015.
Duración: 99 minutos.
Nacionalidad: Francia.
Dirección: Julie Delpy.
Guión: Julie Delpy, Eugénie Grandval.
o




Puntuación: 5 (sobre 10)