viernes, 15 de abril de 2016

PALMERAS EN LA NIEVE

Palmeras en la nieve es una miniserie. Digámoslo sin miedo. Uno cree que va a ver una película y se encuentra con una extendida narración camino de las tres horas de duración.

Se deja ver con agrado. Suceden muchas cosas, incluso demasiadas. El tema es bueno. Pero no es exactamente una película. No sé cuál fue la intención inicial, pero parece concebida para pasarla por televisión en tres o cuatro sesiones, con algún material complementario más.

El director narra bien esos saltos temporales : de la actualidad a la época colonial española en Fernando Poo. Nos los creemos.

La fotografía es excelente, muy bella. Pero esto, como siempre, es decir poco: es tan increíble el paisaje que bastaba con no hacerlo mal. Incluso a menudo es esteticista, muy especialmente las escenas en la playa y los barridos de cámara por la plantación y la selva. Una maravilla para los ojos, desde luego.

Los actores… Tengo que decir que todos me gustan. O no. Lo siento por Mario Casas, que no está a la altura, que se muestra poco sólido y dubitativo incluso en las escenas en las que se esperaba otra cosa. Adriana Ugarte, al contrario, transmite fuerza y credibilidad. También Macarena Ga<cía, dulce pero aguerrida cuando lo pide el guión. Los demás blancos, papeles desiguales, muy bien. Y los negros, cuyos nombres desconozco, aún mejor, desde el capataz hasta las mujeres, tan bellas, tan desconocidas. Cuando salen ellos, la interpretación me parece natural, poco afectada.

Hay mucho sexo. Algunas escenas, aunque agradables, chirrían. Incluso hay un detalle catastrófico: Adriana Ugarte y el hombre que la acompaña están en una playa. Ella lleva una camiseta bajo la cual se apuntan las formas rígidas del sujetador, pero cuando se quita la camiseta, oh milagro, la prenda interior se ha desvanecido y sus pechos se muestran liberados por arte de magia. Un poco de cuidado, por favor…

En definitiva, una película digna, extendida, un melodrama en el que la cosa personal y la cosa política se entremezclan y gana por goleada lo primero, sustrayendo en el espectador la comprensión global. A lo mejor, cuando llegue a la pequeña pantalla todo se explica. Incluido lo del sujetador de Adriana Ugarte. Por cierto, qué preciosidad de mujer.


Título original: Palmeras en la nieve.
Año: 2015.
Duración: 163 minutos.
Nacionalidad: España.
Dirección: Fernando González Molina.
Guión: Sergio G. Sánchez (a partir de la novela de Luz Gabás).





Puntuación: 6 sobre 10

2 comentarios:

  1. ¡¡Hola!!! La vi el fin de semana pasado y opino más o menos como tú, aunque te puedo asegurar que no sabía que había durado tanto. Debe ser que me gustó más de lo que pensaba porque no se me hizo larga
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo la he visto en casa. Supongo que en el cine me gustaría más, tiende a ser así en mi caso y en mi casa. Creo que, ahora que han pasado unos días y he pensado en ella, tal vez me guste aún más cuando la vea más extendida y compleja. Y, por qué no decirlo, con subtítulos. Mira que vocalizan mal muchos actores españoles.

      Eliminar

Haz (educadamente) tu comentario.